• Ana Ferrero

Un ejemplo de fotografía corporativa: Laura, asistente virtual.

Quiero fotografías para mi nueva web, pero con un estilo informal, no quiero las típicas fotos, quiero algo que muestre cómo soy, dónde voy a trabajar, que me ayuden a conectar con mi cliente y generar confianza. Esto es lo que me pidió Laura, asistente virtual, cuando contactó conmigo. Su idea me encantó desde el principio, una sesión de fotos corporativa pero desenfadada.


Laura es asistente virtual y trabaja desde su casa. Tras barajar varias opciones para hacer la sesión al final se decantó por realizarlas allí mismo. El objetivo era transmitir confianza y calidez y qué mejor opción que desde su propio hogar y lugar de trabajo.





El espacio para la sesión fue el salón, donde pude disfrutar de una gran luz natural gracias a unos grandes ventanales. Además, el sofá en tonos claros, los cojines y la alfombra nos permitió dar esa calidez de hogar a las fotos. Al final de la sesión salimos a una zona verde donde poder tomar fotografias de exterior y así tener fotos con un aire más fresco.





Para preparar la sesión y que todo fuera rodado le envié una serie de fotos con poses de fotografía corporativa y de otros ejemplos e ideas que creía que encajarían con lo que buscábamos y que podíamos utilizar para replicar como punto de partida. Laura me envió unas fotos de la ropa que pensaba llevar y de los accesorios que podíamos utilizar como attrezzo. Una vez todos los detalles estaban definidos solo quedaba ponerse manos a la obra.


Antes de comenzar la sesión estuvimos charlando un rato para conocernos y estar relajadas. Una vez que comenzamos, Laura se relajó y confió en mí y mis consejos y todo fue como la seda.


Como attrezzo utilizamos un portátil, unas libretas, unos bolis y rotuladores y una tableta. También incluimos un café para darle ese toque informal y cercano. Todo era objetos que utiliza en su día a día y reflejan su personalidad. En cuanto a la ropa, Laura escogió colores neutros acorde a su página web.





Y es que cuando tienes un negocio online como Laura, las imágenes de tu web tienen que captar tu esencia y la de tus productos. Tu web y sus fotos son el primer contacto que tendrás con tus clientes, así que no dejes que esa primera impresión se vea arruinada por unas fotos de mala calidad.


Si estás pensando en realizar una sesión de fotos para tu negocio estos son los aspectos más importantes a tener en cuenta.


  • Objetivo de las fotos. Piensa quién es tu cliente ideal y qué quieres conseguir a través de las fotos.

  • Localización. ¿Dónde quieres hacer las fotos? ¿En tu oficina? ¿Al aire libre?

  • Attrezzo. Escoge objetos que utilices en tu día a día y que reflejen tu personalidad.

  • Vestuario. Utiliza ropa con la que te sientas bien. Escoge 2-3 conjuntos. No te olvides de los complementos. Es recomendable que estén en sintonía con la paleta cromática y el estilo del medio donde vayan a ser publicadas (redes sociales, web, etc)

  • Poses. Busca inspiración en redes sociales y escoge las poses con las que más agusto te encuentres.

  • Disfrutar. Lo más importante, relájate y disfruta del momento.


A continuación puedes ver el resultado. Si te gustan y te apetece tener unas nuevas fotos corporativas informales ni dudes en ponerte en contacto conmigo. Desde el inicio estaré ayudándote y guiándote para conseguir el reportaje de fotos con el que sueñas.








46 visualizaciones